Visor de contenido web Visor de contenido web

Conductas saludables Adicciones

Las adicciones son síndromes constituidos por signos y síntomas característicos cuyas causas son múltiples e interaccionan de una manera compleja para producir el desorden adictivo. Su origen es multifactorial, de forma que entre sus causas se encuentran factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales.

La historia de las adicciones va unida a la historia del hombre. Fumar cigarrillos, beber alcohol, consumir preparados psicoactivos, fumar marihuana, utilizar el opio para el dolor, etc., son ejemplos conocidos de algunas de las sustancias que el hombre ha utilizado a lo largo de la historia o sigue utilizando. Actualmente, además de las anteriores y sus derivados, destacan las adicciones a sustancias como la cocaína, la heroína, las drogas de diseño, el LSD y otro tipo de adicciones más comportamentales como resultado del desarrollo social, como la adicción a internet, los juegos de azar, al teléfono móvil, el sexo, las compras y un amplio abanico de conductas que pueden llegar a ser adictivas.

Aunque inicialmente el concepto de adicción hacía referencia a la dependencia física y/o psíquica a ciertas sustancias, en los últimos años se han includo bajo la denominación genérica de adicciones determinadas conductas que, sin existir sustancias de por medio, tienen la capacidad de producir dependencia.

La adicción es un proceso que se desarrolla a lo largo del tiempo. Al principio, la conducta o el uso de la sustancia no es adictivo, pero progresivamente el consumo aumenta, primero, hacia la habituación y, después, hacia el abuso. Aunque en este momento todavía no se puede hablar de adicción -el abuso en sí es un estado en el cual la persona conserva el control sobre el consumo-, la línea que divide al abuso de la adicción es muy fina y muchas veces pasa inadvertida, de manera que la persona puede convertirse en adicta sin ser consciente de ello.

La pérdida de control es una característica común y central de las conductas adictivas. Esto es, la persona no tiene control sobre la conducta o el consumo que produce la adicción. Pero además, la adicción produce dependencia, tolerancia, síndrome de abstinencia y una incidencia negativa muy importante en su vida. Gossop (1989) definió como elementos característicos de una adicción:

  • Un fuerte deseo o un sentimiento de compulsión para llevar a cabo la conducta particular (especialmente cuando la oportunidad de llevar a cabo tal conducta no está disponible).
  • La capacidad deteriorada para controlar la conducta (especialmente, en términos de controlar su comienzo, mantenimiento o nivel en el que ocurre).
  • Malestar y estado de ánimo alterado cuando la conducta es impedida o la deja de hacer.
  • Persistir en la conducta a pesar de la clara evidencia de que le está produciendo graves consecuencias al individuo.

Los mayores problemas que tienen las adicciones no son sólo los efectos que producen a corto plazo, sino en los efectos a medio y a largo plazo. Por ello la Escuela Cántabra de Salud habilita este espacio con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas afectadas por la adicción y promover una atención más integral y de mayor calidad, así como una visión más justa y menos estigmatizante de este fenómeno bio-psico-social.

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web

 

Editor: Escuela Cántabra de Salud.
Última modificación: 28/05/2015
Comentarios sobre el contenido tú decides.