Visor de contenido web Visor de contenido web

Conductas saludables Contenido en LSE Alergias primaverales

En primavera vuelve el buen tiempo, el sol, los días son más largos, todo florece tras el invierno, las ciudades y los pueblos comienzan a estallar con los colores de la naturaleza... Pero no a todo el mundo le sienta igual de bien la llegada de la primavera, para muchas personas esta época del año significa la vuelta a los estornudos, el picor de ojos, el dolor de cabeza... Son los desagradables síntomas de la alergia, que pueden aparecer a cualquier edad.

La alergia al polen o polinosis, también conocida como fiebre del heno, es una enfermedad que comienza con la época de floración y polinización de las plantas, que dura desde principios de febrero hasta finales de junio. El momento de aparición de los síntomas depende por tanto de la planta que produce la alergia.
 

Visor de contenido web Visor de contenido web

 Despliega para acceder al contenido en LSE

Visor de contenido web Visor de contenido web

Alergias primaverales, ¡algo más que un simple estornudo!

  • ¿Qué es la alergia?

     ¿Qué es la alergia?

    La alergia es una reacción anormal y exagerada del organismo -concretamente del sistema inmunitario- ante sustancias que provienen del exterior y que en la mayoría de las personas resultan inofensivas. Estas sustancias se denominan alérgenos.

  • ¿Cómo se produce?

     ¿Cómo se produce?

    Cuando un alérgeno penetra en el organismo de un sujeto alérgico, el sistema inmunitario responde produciendo una gran cantidad de anticuerpos llamados inmunoglobulinas E (IgE).

    Aunque ese primer contacto no produce ningún síntoma, la persona quedará "sensibilizada", de forma que ante futuros contactos con el mismo alérgeno se van a liberar una serie de sustancias que producirán los síntomas característicos de la reacción alérgica.

  • ¿Cuáles son los alérgenos más comunes?

     ¿Cuáles son los alérgenos más comunes?

    Además del polen de algunas plantas, otros alérgenos comunes son los ácaros del polvo, epitelios de animales, hongos, alimentos, medicamentos, venenos de abejas y avispas y sustancias como el níquel de los pendientes o de las correas metálicas de los relojes.

  • ¿Cuáles son los pólenes alergénicos en España?

     ¿Cuáles son los pólenes alergénicos en España?

    Considerados de forma global, en España son las gramíneas de crecimiento espontáneo (Trisetum, Dactylis y otras muchas malas hierbas que crecen en los bordes de las carreteras, campos de cultivo, descampados, praderas) la causa más importante de polinosis.

    La sensibilización a gramíneas es dominante en el centro y norte de la Península, a excepción del litoral mediterráneo, donde la Parietaria judaica (una maleza) relega a las gramíneas a un segundo lugar. Igual ocurre con la Olea (olivo) en el sur de España, en aquellas áreas con extensas superficie de olivares, tales como Jaén, Córdoba o Granada, es donde este polen es la principal causa de polinosis, ocupando las gramíneas un segundo puesto.

    Otros pólenes alergénicos importantes son los plantagos, artemisia y salsola y chenopodium.
     
    También pueden producir polinosis, aunque con un carácter más local, la Betula (abedul) en los montes gallegos y cornisa cantábrica, las cupresáceas arizónicas y cipreses (enero-febrero) en Madrid o Barcelona, el Platanus (plátano de sombra) en marzo-abril en Madrid, Mercurialis (una maleza que crece de febrero-noviembre) en Tarragona, Pinus (de febrero a abril) en Bilbao y palmáceas en Elche (febrero-abril).
     

    En cuanto a la distribución de las gramíneas en España, sus concentraciones atmosféricas presentan amplias variaciones de año en año en función de las variables interanuales climatológicas (principalmente pluviosidad) y también en función de las diferentes áreas bioclimatológicas:
    • La España Verde, formada principalmente por el macizo galaico, la cornisa Cantábrica y otras zonas de alta montaña, destaca por presentar una gran cantidad de vegetación en gramíneas pratenses "húmedas" (forraje), pero, paradójicamente, muestra una incidencia de gramíneas atmosférica solo moderada, debido a la gran pluviosidad que también suele presentar durante los meses de floración (mayo-junio). Puede, no obstante, haber excepciones especialmente en los años poco lluviosos, que son los que arrojan las mayores concentraciones de pólenes de gramíneas.
    • El litoral mediterráneo exhibe las concentraciones atmosféricas de gramíneas más bajas, motivado por su largo y, por tanto, repartido período de floración, lo cual a su vez es debido al efecto atemperador del mar.
    • Madrid, Castilla La Mancha y Extremadura son las que suelen presentar los más altos recuentos atmosféricos de gramíneas (excepto en los años muy secos), como consecuencia únicamente del clima continental, caracterizado por un paso brusco del frío al calor con un periodo de floración muy corto pero simultáneo y muy intenso de la mayoría de las especies de las gramíneas.
  • ¿Es común la alergia al polen?

     ¿Es común la alergia al polen?

    Sí. Se estima que en España afecta a 2 de cada 10 personas, un porcentaje que se ha incrementado en los últimos 20 años, aunque no la razón de este aumento no está clara.

    Aunque el grupo de edad más susceptible son los adultos, cada vez son más los niños que desarrollan una sensibilización a uno o varios pólenes en torno a los 3-4 años.

  • ¿Qué síntomas produce la alergia al polen?

     ¿Qué síntomas produce?

    Las manifestaciones de la alergia dependen del órgano más afectado: 

    • conjuntivitis, si afecta a los ojos
    • rinitis, si afecta a la nariz
    • asma, si afecta a los bronquios

    Las tres manifestaciones pueden aparecer de forma simultánea en la misma persona o por separado y predominar únicamente los síntomas de una de ellas. 

    En general, los síntomas de la conjuntivitis, que en los niños más pequeños aparecen de forma aislada, consisten en la aparición de enrojecimiento ocular, con picor, lagrimeo y a veces gran inflamación de la conjuntiva de los párpados.

    Con gran frecuencia se asocia a los síntomas de la rinitis: obstrucción nasal, estornudos muy frecuentes y continuados, secreción acuosa nasal y picor en los orificios nasales, que obliga a restregarse repetidamente la nariz y que se puede extender al paladar y la garganta y a los oídos a través de las trompas de Eustaquio.

    La rino-conjuntivitis es la forma más frecuente de manifestación de la alergia al polen, y es conocida también con la denominación más antigua, del siglo XIX, de fiebre del heno.

    El asma es una enfermedad de los bronquios caracterizada por la inflamación de la mucosa bronquial, en la que se libera una serie de sustancias que dan lugar a la contracción del músculo liso de los bronquios, al edema o hinchazón de las células de la mucosa y al aumento de las secreciones bronquiales (moco), que son muy espesas y pegajosas, de manera que cuesta mucho trabajo separarlas de la pared bronquial. Como consecuencia de estos acontecimientos, los bronquios se estrechan, lo que produce dificultad para que entre y salga el aire de los pulmones. Esta situación se traduce a nivel clínico en golpes de tos seca (sin que sea posible arrancar esputos), ruidos torácicos como silbidos (que los médicos denominan sibilancias), sensación de opresión torácica y gran dificultad respiratoria (disnea en la terminología médica).

    Los síntomas de la alergia al polen generalmente disminuyen con la edad.

    La alergia al polen muchas veces se confunde con un resfriado común debido a que los síntomas son muy parecidos, pues en ambos casos puede aparecer dolor de cabeza, estornudos, obstrucción nasal y lagrimeo de ojos, entre otros síntomas.

     

  • ¿Es alergia o un resfriado común?

    Para ayudarte a diferenciarlos, consulta el siguiente cuadro:

    SÍNTOMAS

    ALERGIA

    RESFRIADO

    Los síntomas aparecen...

    De repente ante la exposición al polen

    De forma progresiva

    La duración de los episodios es...

    Corta pero periódica

    Generalmente de 7 a 10 días

    Se presenta en una época determinada del año

    Sí 

    Raramente

    Fiebre

    No, nunca Sí, a veces

    Mucosidad

    Acuosa y transparente 

     Espesa y amarilla

    Picor o prurito

    Picor nasal y/u ocular  Raramente

    En los ojos

    Lagrimeo  Congestión

    Estornudos

    Sí, frecuentemente y más de 5 seguidos Sí, a veces y menos de 5 seguidos

    Nariz taponada

    Sí, alternando los dos lados  Sí, taponada en un lado

    Tos

    A veces  Frecuentemente

    Ronquera

    A veces  Frecuentemente

    Malestar general  

    No Sí, pero leve
  • ¿Cuándo se presenta la alergia al polen?

     ¿Cuándo se presenta la alergia al polen?

    Existe una relación directa entre los recuentos de polen alergénico en el aire y la aparición de los síntomas de la alergia al polen.

    Los niveles de polen y esporas en el aire dependen de las especies cultivadas y silvestres existentes en cada región y de los factores meteorológicos: las jornadas con viento y calurosas favorecen la difusión del polen; las jornadas lluviosas, por el contrario, provocan la disminución de la concentración de polen en el ambiente.

    Hay polen durante todo el año, lo que cambian son las plantas o especies que están en floración en las distintas estaciones, y esta situación varía ligeramente cada año. En general, los periodos de mayor riesgo son:

    • Gramíneas: de abril a julio, con picos en mayo y junio. 
    • Olivo: mayo y junio. 
    • Parietaria: febrero a noviembre, con un pico entre mayo y junio. 
    • Ciprés y plátano: para el ciprés, octubre a abril, y para el plátano, marzo a abril.

    Es importante vigilar los niveles de polen circulante a lo largo de todo el año.
    La Dirección General de Salud Pública de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Cantabria y el Departamento de Ciencias Médicas y Quirúrgicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Cantabria colaboran para llevar a cabo la vigilancia de los niveles de polen en las dos principales zonas geográficas de Cantabria, la costera y la interior. Semanalmente se determinan los niveles de los principales tipos polínicos presentes en Cantabria, por ser los más alergénicos y los más abundantes. También se proporcionan datos sobre los niveles de esporas del hongo Alternaria, al que muchas personas están sensibilizadas.

    Estos datos pueden consultarse en los siguientes enlaces:

    • Puedes informarte en el apartado de salud de:

    • Igualmente, se dispone de información de los niveles de polen en la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC):

  • Consejos para sentirse mejor frente a la alergia al polen

     Consejos para sentirse mejor frente a la alergia al polen

    Si es usted alérgico al polen, debe conocer cuál es el polen o pólenes responsables de su alergia, así como la época en la que dicho polen alcanza cantidades significativas en la atmósfera. Así podrá evitar la exposición los días de máxima concentración.

    • Evite la actividad física en el exterior (parques, zonas ajardinadas, etc.) cuando el recuento del polen es elevado y sobre todo en los días de viento.
    • Ventile su casa a las horas centrales del día, ya que el polen a esas horas está más alto en la atmósfera.
    • Evite las actividades al aire libre durante los días secos y calurosos (hay mayor concentración de pólenes en el aire), así como antes y después de la lluvia (por ejemplo, en tormentas primaverales).
    • Disminuya sus actividades al aire libre entre las 5 y las 10 de la mañana (emisión de pólenes) y de las 7 a las 10 de la tarde (periodo de descenso del polen desde la atmósfera).
    • Mantenga cerradas las ventanillas cuando viaje en coche, utilice filtros para pólenes y renuévelos regularmente.
    • No seque la ropa en el exterior durante los días de recuento de polen altos.
    • Utilice gafas de sol, es una medida simple y muy eficaz.

Visor de contenido web Visor de contenido web

 

Editor: Escuela Cántabra de Salud.
Última modificación: 28/05/2015
Comentarios sobre el contenido tú decides.