Visor de contenido web Visor de contenido web

Conductas saludables Protégete del sol

La luz solar es la principal fuente de las radiaciones ultravioletas (UV) que recibimos los seres humanos. Estas radiaciones tienen efectos positivos, ya que favorecen la síntesis de vitamina D, pero pueden ser enormemente perjudiciales cuando se sobrepasan unos límites de seguridad, especialmente para la piel y los ojos, que son los órganos más expuestos.

Las quemaduras y los bronceados son los resultados a corto plazo de la exposición excesiva a las radiaciones UV, y son señales de daño en la piel. La exposición prolongada puede causar envejecimiento prematuro de la piel, arrugas, pérdida de elasticidad y cáncer de piel. De hecho, la exposición excesiva a la radiación UV es el factor de riesgo principal para el cáncer de piel.  Las radiaciones UV del sol también aumentan el riesgo de cataratas y otros problemas visuales, como fotoqueratitis (inflamación de la córnea y el iris) y fotoconjuntivitis (inflamación de la conjuntiva).

También el sistema inmunológico puede resultar afectado por la sobreexposición a las radiaciones UV, a través de una disminución de su funcionamiento general y de las defensas naturales de la piel, por lo que aumentan la sensibilidad de ésta al sol, el riesgo de infecciones y las reacciones alérgicas a ciertos medicamentos, a la vez que se reduce la efectividad de las vacunas.

Por otro lado, el sol es ahora más dañino que en tiempo de nuestros abuelos ya que la capa de ozono estratosférico está disminuyendo y, por tanto, está aumentando la cantidad de radiación UV que llega a la superficie terrestre.

Por si todo esto fuera poco, además, los efectos negativos de las quemaduras solares son acumulativos -la piel tiene memoria- y la capacidad del cuerpo humano para proteger y reparar los daños producidos por la radiación UV decrece a lo largo de la vida.

Para evitar todos estos daños es necesario limitar la exposición a la radiación solar y, en cualquier caso, protegerse con medios y medidas adecuados. Esto es especialmente importante a los niños, debido a la mayor sensibilidad de su piel y a los efectos acumulativos de las lesiones, pero también a aquellas personas que pasan mucho tiempo al aire libre a causa de sus actividades laborales o de ocio.

Desde la Escuela Cántabrade Salud intentaremos aportar la información necesaria para una protección adecuada frente a un exceso de radiaciones UV y evitar así sus efectos perjudiciales.

Visor de contenido web Visor de contenido web

Visor de contenido web Visor de contenido web