Visor de contenido web Visor de contenido web

Conductas saludables Vacunaciones

Los niños necesitan vacunas para protegerlos de enfermedades infantiles. Pero no son los únicos, los adolescentes y los adultos también necesitan vacunas. Las vacunas no sólo ayudan a proteger a toda la familia, sino que también protegen a la comunidad porque evitan que se propaguen las enfermedades.

Las vacunas son preparados que se obtienen a partir de un microorganismo o alguno de sus derivados. Cuando se administran en el organismo las vacunas proporcionan inmunidad, es decir, capacidad para poder defenderse de una enfermedad determinada mediante la estimulación de la producción de anticuerpos.

Los preparados vacunales, que pueden administrarse mediante una inyección o en algunos casos por vía oral, generan una respuesta de ataque por medio de estos anticuerpos, lo que contribuye a neutralizar la acción del virus o la bacteria contra el que vayan dirigidos.

Cada vacuna inmuniza contra una enfermedad concreta. Las vacunas son la mejor defensa contra enfermedades graves, prevenibles y contagiosas que incluso pueden ocasionar la muerte.

Las vacunas están entre los productos médicos más seguros que hay disponibles, pero igual que el resto de fármacos tienen riesgos de reacciones adversas. De ahí que algunas personas no deban vacunarse o tengan que esperar el momento adecuado para hacerlo. Por ejemplo, en personas con un sistema defensivo debilitado (inmunodeprimidos) o gravemente enfermas se aconseja generalmente esperar hasta que se recupere completamente antes de vacunarse, mientras que a las personas que han experimentado reacciones alérgicas a una dosis pasada se les aconseja no recibir una dosis de recuerdo.

Pocas medidas preventivas han tenido mayor efecto en la reducción de la mortalidad de la población de todo el mundo como la inmunización mediante vacunas. Las vacunas han sido una aportación fundamental para la eliminación y el control de ciertas enfermedades en el mundo, como la viruela o la poliomielitis, cuyas epidemias tuvieron un enorme impacto demográfico en siglos anteriores.