Visor de contenido web Visor de contenido web

Conductas saludables Otoño. Tiempo de setas

Con la llegada del otoño la naturaleza cambia de color, las hojas de los árboles caen creando una tupida y sonora alfombra bajo nuestros pies. Para muchas personas esta es la estación ideal para disfrutar del aire fresco y la tranquilidad que procuran los paseos por el campo. Las todavía suaves temperaturas invitan a desplazarse a las zonas rurales para disfrutar del otoño. La humedad y las lluvias aumentan, ocasionando la profusa aparición de las setas.

La afición por las setas ha ido en aumento y cada vez son más las personas que se acercan a los bosques a buscarlas. Pero coger setas no es una actividad exenta de riesgos, por lo que conveniente seguir algunos consejos para recoger las variedades comestibles y evitar intoxicaciones.

Para empezar, además, es muy importante cuidar el entorno natural, el campo es un ecosistema complejo y recolectar setas conlleva un riesgo de alterarlo. Es preciso poner cuidado para no destruir al pisar y evitar en lo posible dejar huella visible de nuestro paso. De este modo, se podrá conservar un recurso natural que se pondría en peligro por una recolección y un consumo abusivos.

Para iniciarse en el conocimiento del mundo de las setas se puede recurrir a las salidas en grupo, organizadas por las sociedades micológicas que hay por toda España.
Y una vez en casa, lo mejor es consumirlas lo antes posible. El éxito se basa en cocinarlas de forma sencilla para que estén sabrosas. En las páginas de las sociedades micológicas hay muchos consejos para ello.

¡MUY IMPORTANTE!: si has recogido setas en el monte y no estás seguro de si son o no comestibles, consulta a un experto. Si tienes dificultades en encontrar a alguien que te aconseje, lo mejor es tirarlas a la basura. ANTE LA DUDA, ES PREFERIBLE NO COMERLAS.

Y TEN SIEMPRE A MANO EL TELÉFONO DEL INSTITUTO NACIONAL DE TOXICOLOGÍA: 91-5620420