. .

Sanidad Cantabria Urgencias

Recomendaciones sobre los servicios de urgencias

¿Cuándo debo usar el servicio de urgencias? Vídeo en Lengua de Signos Española: "¿cuándo debo usar los servicios de urgencias?

La atención sanitaria a través del servicio de urgencias hospitalario está destinada a aquellas situaciones en las que una demora en la atención, incluso de horas, puede suponer un riesgo vital o un menoscabo de la salud, siempre que los recursos necesarios no estén disponibles en otros puntos asistenciales, como los centros de salud de Atención Primaria en sus horarios habituales o los servicios de urgencias de Atención Primaria (SUAP).

La urgencia no siempre tiene una relación directa con la gravedad. No todos los procesos graves son urgentes (los cánceres son en general procesos graves pero no tienen la connotación de urgencias anteriormente descrita); por el contrario, muchos cuadros de dolor son urgentes pero no graves (cólico de riñón).

Dada la dificultad para identificar los casos que cumplen criterios de urgencia, incluso por personal sanitario experto, se describen a continuación aquellas situaciones en las que sin duda es necesario acudir al servicio de Urgencias del hospital más cercano:

  • Todos los procesos bruscos que ocasionan pérdida de conocimiento o deterioro de alguna función: motora, habla, visión, respiración..., siempre serán problemas graves.
  • La aparición de dolor en zonas donde nunca se había sentido: cabeza, tórax, abdomen, genitales..., siempre tiene una connotación de gravedad.
  • Todos los problemas que aparecen de forma progresiva y cursan con un empeoramiento ya sea con tratamiento o sin él: fiebre, dificultad para respirar, vómitos diarrea..., suelen requerir una evaluación en urgencias.
  • Los pacientes que tiene una enfermedad de base a los que su especialista les ha recomendado acudir a urgencias si presentan algún problema específico.

Si sus problemas de salud son distintos de los anteriormente descritos, acuda a su centro de salud o punto de atención continuada

Video Urgencias Sanitarias: "consultar en caso de"

La demanda de asistencia urgente es imposible de atender en su totalidad de forma inmediata al llegar al Servicio de Urgencias, por lo que se hace necesario establecer un sistema que permita identificar a los pacientes graves que al llegar requieren una atención rápida y diferenciarlos de aquellos cuya atención, aun teniendo problemas a veces graves, se puede postponer.

Antes de acudir al servicio de urgencias

Lo primero es siempre valorar la posibilidad de recurrir a los servicios de Atención Primaria. Y si esta opción se descarta, consultar al 061, que proporciona información sobre el punto de asistencia más adecuado a cada situación, y proporciona transporte sanitario (ambulancia) cuando es necesario.

Preparar la documentación y la ropa, calzado y objetos que va a necesitar, que, sobre todo en personas mayores, deben ser cómodos. Contactar con un familiar para comunicarle que va al Servicio de Urgencias.

También es importante al acudir a Urgecias enseñar el último informe clínico disponible (aunque en el hospital se encuentre toda la documentación). Y llevar únicamente las prótesis, gafas, audífonos, dentaduras, bastones que sean imprescindibles, y siempre informar de su existencia para evitar daños o pérdidas.

Como los espacios en Urgencias son limitados, el hospital puede restringir el número de acompañantes, de forma que solo una persona pueda permanecer con el paciente, mientras que para el resto existen salas de espera. Cumplir esta norma es muy importante para evitar aglomeraciones y molestar al resto de enfermos.

Si el paciente está tomando medicación es aconsejable que la lleve también, para continuar con las mismas pautas de tratamiento. La ropa y el calzado con la que acuda debe ser cómoda sobre todo en las personas de mayor edad.

La utilización de móviles en el área de urgencias debe restringirse al mínimo.

Todos los pacientes reciben un informe de alta con los elementos más relevantes de su evaluación y tratamiento, salvo aquellos que ingresan en el hospital: en éstos, el informe de urgencias se añadirá al resto de su documentación clínica.

El médico y/o el enferermero responsable serán los encargados de informar al paciente de todo lo relativo a su situación. 

Las áreas de observación y salas vigiladas son zonas donde los pacientes permanecen entre 12 y 48 horas. En estos casos, existen horarios para la información a los  familiares.

Cómo actuar durante su estancia en el Servicio de Urgencias

Desde su llegada y tras su evaluación, el paciente tendrá un médico y una enfermera responsables de su proceso, que se encargarán de todas sus necesidades. En función del tiempo de espera que requieran las pruebas, evaluaciones, informes clínicos, exploraciones o tratamientos, así como la disponibilidad de una cama de hospitalización, los pacientes serán ubicados en distintas zonas, para lo que también se tendrá en cuenta su gravedad.

Durante el tiempo que permanezca en el servicio de Urgencias, el paciente recibirá la alimentación que necesite, si no hay restricción médica, y atención a sus necesidades básicas, que deberán ser solicitadas a la enfermera responsable.

Anexo: Consultar en caso de:
  • Accidentes en los que se haya producido pérdida de consciencia, hay sangrados visibles importantes, hay dificultad en la movilidad de extremidades o deformidades, y cuando el dolor es intenso.
  • Accidentes en relación con productos químicos, electricidad o inhalación de cualquier tipo de gas, quemaduras.
  • Enfermedades de causa no accidental si producen cualquiera de los siguientes sintomas:
    • Alteraci&ocaute;n deterioro o pérdida de consciencia, aunque la recupere.
    • Incapacidad para hablar, entender o perdida de movilidad en la cara o extremidades.
    • Problemas con la respiración, dificultad para respirar.
    • Fiebre no controlable y mantenida.
    • Dolor de cabeza incontrolable e intenso, sobre todo si se considera distinto del habitual.
    • Dolor de pecho opresivo o palpitaciones.
    • Dolor en abdomen, si además tiene fiebre, vómitos o diarreas, orina oscura.
    • Dolor intenso en extremidades, sobre todo si hay diferencias entre ellas.
    • Pérdida brusca de alguna de nuestras funciones: visión, oído, memoria, estabilidad, deglución.
    • Sangrado de cualquier origen.
    • Comportamientos irregulares.

Visor de contenido web Visor de contenido web

 

Editor: Escuela Cántabra de Salud.
Última modificación: 01/06/2015
Comentarios sobre el contenido tú decides.