Visor de contenido web Visor de contenido web

Guía de los 3 y 4 años

ALIMENTACIÓN

La alimentación de la familia es el elemento fundamental en la adquisición de los hábitos alimenticios del niño. Debéis darle ejemplo y enseñarle a comer de una manera sana.

Procurad que las comidas sean en familia y que coma sin ayuda. No es recomendable comer con la televisión encendida.
Los horarios de las comidas deben ser regulares y evitar comer entre horas.

Los alimentos no deben estar sistemáticamente triturados.

La dieta debe incluir todos los grupos de alimentos:

  • Leche y derivados (yogur, queso...), unos 500 ml al día.
  • Cereales (pan, arroz, pasta, galletas...), legumbres y patatas.
  • Frutas y verduras.
  • Carne, huevos y pescado.
  • Grasas (aceite de oliva...)

Dadle al desayuno la importancia que merece. Un ejemplo de desayuno completo incluye:

  • Lácteo: leche, yogur, queso, cuajada.
  • Cereales: pan, cereales, galletas.
  • Fruta: entera o en zumo.
  • Aceite o mantequilla.

Es importante no abusar de la bollería y reducir su consumo a, como máximo, una vez por semana.

Aunque la responsabilidad de elegir menú y comprar los alimentos corresponde a los padres, se le puede ofrecer al niño la posibilidad de que elija entre dos o tres alimentos que ya estén previstos, respetando sus gustos, pero siempre dentro de las opciones más saludables. Si come en el colegio, debéis conocer el menú con el fin de completar y equilibrar la dieta con las comidas en casa.

Evitad las bebidas refrescantes azucaradas (con extracto de cola, sabor limón o naranja, etc.). La bebida ideal es el agua.

Debe comer fruta a diario y no sustituirla por lácteos o zumos industriales.

Evitad que consuman demasiados dulces y golosinas, el exceso de sal, los alimentos picantes y la comida precocinada.

ACTIVIDAD FÍSICA

La actividad física es muy beneficiosa para la salud.

Conviene pasear todos los días. Si es posible ir caminando al colegio. A esta edad ya no debe utilizarse la silla de paseo.

Fomentad el juego activo y las tareas cotidianas que impliquen movimiento corporal.

El tiempo dedicado a la televisión debe ser limitado. Además, debéis supervisar los programas que ve.

DESARROLLO Y CONDUCTA

Debéis mostrarle vuestro afecto como siempre. Los elogios son un buen refuerzo del buen comportamiento. No los escatiméis.

Es importante marcar límites y establecer reglas claras, firmes y no contradictorias.

El niño puede continuar teniendo algunas rabietas. El objetivo principal de la mayoría de ellas es llamar la atención. Por ello, la forma más rápida de evitarlas es ignorarlas. Así aprenderá la ineficacia de dicha conducta y la utilizará con menor frecuencia.

Puede aparecer la tartamudez transitoria, en ocasiones coincidiendo con la escolarización. Hay que dejar que se exprese, no burlarse ni acabar sus frases.

La primera vez que acuda al colegio puede mostrar resistencia a separarse de vosotros. Debéis infundirle confianza.

Normalmente, este problema desaparece en poco tiempo. Si no se produce esta adaptación, debéis consultarlo.

Sueño. A esta edad son frecuentes las pesadillas y los terrores nocturnos. Cuando se produzcan, hay que tranquilizarle y darle seguridad. Algunos niños necesitan una luz tenue para dormir.

Es importante que se acueste a una hora fija. También ayudan los rituales y las rutinas.

PREVENCIÓN DE ACCIDENTES

A estas edades los niños necesitan aún control continuo, incluso cuando juegan.

Recordad los consejos para la prevención de accidentes del control de dos años, pues no hay ningún cambio a este respecto:

Desde los 2 a los 7 años hay que tener especial cuidado en los siguientes aspectos:

  • Seguridad en el automóvil y educación vial. Es obligatoria la utilización de sillas homologadas del grupo 1, colocadas en el asiento trasero y orientadas en el sentido de la marcha. Se recomienda la utilización de casco para montar en bicicleta, patines y monopatín.
  • Almacenamiento seguro de fármacos y sustancias tóxicas. Se deben guardar los productos de limpieza, cosméticos y medicamentos en un lugar seguro, dentro de armarios altos, nunca mezclados con alimentos y, si es posible, cerrados con llave. Los productos tóxicos y peligrosos (productos de limpieza, gasolina, venenos, pinturas, etc.) nunca se deben guardar en envases de alimentos o bebidas. No se deben administrar medicamentos como si fueran golosinas, ni tomar medicamentos delante de los niños.  En caso de ingestión o inhalación de un producto tóxico, ponerse en contacto, lo antes posible con el INSTITUO NACIONAL DE TOXICOLOGÍA (91-5620420)  o con EMERGENCIAS MÉDICAS  (061).
  • Seguridad en el hogar. En la cocina debéis evitar que los niños jueguen mientras se está cocinando. Utilizad los fuegos interiores y evitad que sobresalgan los mangos de los utensilios.

  • Evitad que se acerquen al horno encendido y extremar el cuidado con los líquidos calientes. No dejéis la plancha ni estufas eléctricas a su alcance. Utilizad sistemas de protección de enchufes e impedid que se acerquen a máquinas en funcionamiento, herramientas, aparatos eléctricos, cortacéspedes, etc. También debéis guardar bien los cuchillos, las tijeras, las cuchillas de afeitar, las pilas de botón, las cerillas y los encendedores y evitar que se acerquen y manipulen las llaves de gas. Para prevenir las caídas hay que ayudarles cuando suban o bajen escaleras, evitar que tengan a su alcance sillas o utensilios con los que puedan trepar a lugares altos y proteger las ventanas y las escaleras.
  • Seguridad en la bañera y en las piscinas. Los niños pequeños se pueden ahogar en cantidades muy pequeñas de agua. Por este motivo, no debéis dejar al niño solo en la bañera; además, se deben desenchufar los aparatos eléctricos del baño mientras se bañan. Se recomienda cercar o cubrir las piscinas particulares y enseñarles a nadar lo antes posible. Debéis vigilarlos en los parques, piscinas y lugares públicos.
  • Prevención de la aspiración de un cuerpo extraño. Debéis evitar que coman alimentos que se pueden aspirar como caramelos, aceitunas, frutos secos y frutas con pepitas.
  • Protección frente a la radiación solar. La exposición solar debe ser progresiva. Es conveniente utilizar gorra, camiseta y protección solar.

HIGIENE

Debéis insistir en el lavado frecuente de manos y muy especialmente antes de las comidas. Se recomienda seguir bañando al niño diariamente. 

Continuad retrayendo suavemente la piel del prepucio, siempre sin forzar.

Es el momento de que el niño comience a vestirse de forma autónoma, aunque sea necesario supervisarle y ayudarle todavía.

Es recomendable el cepillado dental después de las comidas y muy especialmente después de la cena utilizando pasta adaptada a su edad. Continuad con la administración de flúor si le ha sido prescrito.

Si fumáis, os recomendamos que dejéis de fumar. Si no es posible, evitad la exposición de vuestro hijo al humo del tabaco.


 

Visor de contenido web Visor de contenido web

Autor:Grupo de trabajo (PSIAC).Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.Dirección General de Salud Pública y Servicio Cántabro de Salud.
Última modificación: 27/01/2015
Comentarios sobre el contenido tú decides.