Visor de contenido web Visor de contenido web

Conductas saludables Los alimentos

La alimentación es básica para vivir. Los alimentos proporcionan energía al organismo y alimentarse de forma correcta es la base para un buen estado de salud. Además, lo que comemos, cuánto y con qué frecuencia influye en cómo nos sentimos.

También es importante que exista un equilibrio entre la cantidad de comida (las calorías que se ingieren) y el ejercicio físico que se hace (las calorías que se gastan).

  • Los alimentos que habitualmente se ingieren, así como el modo y la cantidad en que se toman determinan la dieta. La falta y el exceso de nutrientes están relacionados con la aparición de enfermedades y problemas de salud (exceso de peso, enfermedades del sistema nervioso, problemas de crecimiento, anemias, tensión alta, diabetes, enfermedades cardiovasculares, problemas musculares, problemas de los huesos y articulaciones, etc.), de ahí la importancia de que la alimentación sea lo más sana y equilibrada posible.
  • Una alimentación sana y equilibrada debe contener todos los nutrientes en cantidad y calidad suficientes para cubrir las exigencias y mantener el equilibrio del organismo, de acuerdo a la edad y las circunstancias vitales.

Recuerda...

No hay alimentos "buenos" o "malos".
 

Es necesario "comer de todo". No hay ningún alimento completo, salvo la leche materna en los primeros meses de vida.

 

¿Qué hacer para seguir una alimentación saludable?

  • Documento PDF: pirámide de la alimentación saludableLa base de una alimentación saludable la constituyen los cereales, las frutas, las verduras y los productos lácteos consumidos a diario.
  • En la pirámide de la alimentación saludable se encuentra la frecuencia con la que se recomienda tomar los distintos alimentos.
  • Estos consejos son la base de la dieta mediterránea.

 

 

 

Frecuencia de consumo de los distintos alimentos

  • Los bollos, dulces, refrescos, "chucherías", patatas fritas y similares solo deben tomarse ocasionalmente, ya que contienen una alta concentración de calorías (ácidos grasos saturados, azúcares y sal) y, sin embargo, son poco nutritivos.
  • Los pescados blancos y azules, legumbres, huevos, carnes, embutidos, frutos secos se deben tomar varias veces a la semana, aunque no todos los días. También se pueden combinar.
  • Las frutas, verduras, hortalizas, cereales, productos lácteos, pan y aceite de oliva deben consumirse todos los días, mientras que el arroz y la pasta pueden alternarse.
  • Las frutas, verduras y hortalizas, son ricas en vitaminas, minerales y fibras. Se recomiendan 5 raciones al día, por ejemplo tres piezas de fruta y dos raciones de verdura.

 

Además de esto es fundamental...

  • Desayunar. Para poder afrontar con energía las tareas diarias (trabajo, actividad escolar, ocio, etc.), es necesario empezar el día desayunando y dedicar el tiempo suficiente a esta comida, de la que deben formar parte lácteos, pan o cereales y fruta.
  • Beber agua. Es la bebida que mejor calma la sed. Es recomendable entre 1 y 2 litros diarios.
  • No abusar de la sal ni de los productos salados. La cantidad de sal no debe sobrepasar los 5 gramos al día. Se puede sustituir por hierbas aromáticas, apio, vinagre o especias.
  • No abusar de la 'comida rápida' y los alimentos precocinados, pues son ricos en calorías, grasas, azúcar, sal. Deben consumirse con moderación.

Visor de contenido web Visor de contenido web

 

Editor: Gobierno de Cantabria. Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.
Última modificación: 20/11/2013
Comentarios sobre el contenido tú decides.