Visor de contenido web Visor de contenido web

Conductas saludables Guía de cuidados para la salud durante el embarazo

Estas guías para el cuidado de la salud durante el periodo de gestación recogen información sobre la duración del embarazo, los cambios que se pueden notar, la alimentación y el deporte más adecuados, la actividad laboral, sustancias tóxicas y agentes peligrosos, cómo identificar el comienzo del parto y ¡mucho más!

Visor de contenido web Visor de contenido web

  • Ácido fólico

    El ácido fólico es un tipo de vitamina del complejo B. Es la forma artificial (sintética) del folato, que se encuentra en suplementos y se agrega a ciertos alimentos.

    El ácido fólico es hidrosoluble, es decir, que se disuelve en agua. Las cantidades sobrantes de la vitamina se eliminan a través de la orina, lo que significa que el cuerpo no almacena el ácido fólico, por lo que es necesario un suministro continuo a través de los alimentos.

    El folato ayuda en el trabajo celular y en el crecimiento de los tejidos. Por eso, tomar la cantidad correcta de ácido fólico antes y durante el embarazo ayuda a prevenir ciertas anomalías congénitas, como la espina bífida, así como a prevenir la anemia.

    Descárguese esta guía de prevención de la deficiencia de ácido fólico.

  • Yodo y embarazo

    El yodo es un elemento imprescindible para el desarrollo del sistema nervioso central del niño.

    Es un nutriente que se encuentra en forma natural en el cuerpo, necesario para emetabolismo celular normal, es decir, el proceso de conversión de los alimentos en energía. Los seres humanos necesitan el yodo para el funcionamiento normal de la glándula tiroides y la producción de las hormonas tiroideas.

    La sal yodada (sal de cocina con yodo agregado) es la principal fuente alimenticia de este elemento. También son ricos en yodo de forma natural los mariscos, el bacalao, el róbalo, el abadejo y la perca.

    El alga parda o marina (kelp) es el más común de los vegetales alimenticios que constituye una fuente rica de yodo. Los productos lácteos también contienen yodo. Otras buenas fuentes son las plantas que crecen en suelos ricos en yodo.

    La falta de yodo es más frecuente en áreas que poseen suelos pobres en este elemento. La deficiencia de yodo en la dieta durante varios meses puede causabocio o hipotiroidismo, pues si no hay suficiente yodo, las células tiroideas y la glándula tiroides aumentan de tamaño.

    Descárguese esta guía de prevención de la deficiencia del yodo y proteja desde el primer momento el desarrollo y crecimiento de tu hijo.

  • Embarazo y prevención de riesgos laborales y ambientales

    LEY 31/1995, de 8 de noviembre, de Prevención de Riesgos Laborales. BOE nº 269 10/11/1995

    La evaluación de los riesgos a que se refiere el artículo 16 de la presente Ley deberá comprender la determinación de la naturaleza, el grado y la duración de la exposición de las trabajadoras en situación de embarazo o parto reciente a agentes, procedimientos o condiciones de trabajo que puedan influir negativamente en la salud de las trabajadoras o del feto, en cualquier actividad susceptible de presentar un riesgo específico. Si los resultados de la evaluación revelasen un riesgo para la seguridad y la salud o una posible repercusión sobre el embarazo o la lactancia de las citadas trabajadoras, el empresario adoptará las medidas necesarias para evitar la exposición a dicho riesgo, a través de una adaptación de las condiciones o del tiempo de trabajo de la trabajadora afectada.

    Dichas medidas incluirán, cuando resulte necesario, la no realización de trabajo nocturno o de trabajo a turnos.

    Un embarazo sano no se limita tan sólo a una alimentación sana y a recibir un buen cuidado prenatal. Es importante también mantener el medio ambiente (lugar donde la mujer gestante vive y trabaja) libre de elementos como la radiación, los compuestos químicos y algunos metales, que la puedan perjudicar a ella y/o al feto.

    Estas sustancias perjudiciales pueden penetrar en el cuerpo por la piel, por vía respiratoria o digestiva y en algunos casos actúan de forma inmediata., mientras que en otros casos es necesario un contacto prolongado con grandes cantidades de la sustancia tóxica para que sea perjudicial.

    Algunos empleos, como la agricultura y los trabajos en tintorerías o fábricas pueden obligar a la mujer embarazada a estar cerca o en contacto directo con sustancias perjudiciales. En estos casos, es recomendable consultarlo con un profesional sanitario y con el delegado de prevención de su centro de trabajo para saber cómo protegerse antes y durante el embarazo, pues quizás necesite protección extra o un cambio de tareas laborales para no correr riesgo.

    Descárguese esta guía de información de Prevención de Riesgos Laborales y Embarazo.

  • Seguridad alimentaria en el embarazo

    Durante la gestación, la mujer embarazada está expuesta a algunas enfermedades de transmisión alimentaria que pueden tener graves consecuencias para el feto, como la listeriosis y la toxoplasmosis.

    La listerosis es una enfermedad de transmisión alimentaria muy poco frecuente y de carácter leve, producida por la bacteria Listeria monocytogenes. No obstante, para algunos grupos de riesgo esta infección puede tener graves consecuencias. Uno de estos grupos son las mujeres embarazadas, y si bien la infección pudiera no afectarlas personalmente e incluso pasar desapercibida, sí puede tener graves consecuencias para el feto.

    La toxoplasmosis es una enfermedad causada por un parásito (Toxoplasma gondii) y aunque afortunadamente su incidencia es muy baja, no se puede ignorar, ya que en una mujer gestante sin protección inmunológica (anticuerpos) puede dejar secuelas neurológicas en el futuro bebé o incluso producir la muerte intrauterina del feto.

    Otro aspecto de seguridad alimentaria a tener en cuenta durante el embarazo es el posible efecto tóxico del mercurio, este de carácter acumulativo, como consecuencia del consumo de peces de gran tamaño, que puede llegar a producir daños neurológicos y cerebrales al feto. Al respecto, la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición ha difundido una recomendación dirigida a las embarazadas para evitar este riesgo sin tener que renunciar a consumir una gran variedad de pescados que tienen importantes beneficios para la salud.

    Las mujeres embarazadas deben comer de manera variada y equilibrada, siguiendo los consejos que les proporcionan los profesionales sanitarios. Sin embargo, para reforzar los consejos dirigidos a reducir los peligros anteriormente descritos, se ha editado el folleto adjunto en el que se ofrecen pautas de higiene y precauciones de consumo de aquellos alimentos que con relativa frecuencia están implicados en estas enfermedades.

Visor de contenido web Visor de contenido web

 

Editor: Escuela Cántabra de Salud.
Última modificación: 01/06/2015
Comentarios sobre el contenido tú decides.