Salud A-Z Prevención de las infecciones

Las enfermedades infecciosas transmisibles siguen siendo un problema que afecta a la salud de la población a pesar de los grandes avances realizados en su prevención, control y tratamiento.

Los acontecimientos más notables que se han producido en los últimos años en relación con las enfermedades infecciosas han sido: la reaparición de enfermedades que se creían en vías de extinción en los países más desarrollados, el aumento de la virulencia de algunos microorganismos, la aparición de nuevas enfermedades y el incremento de la resistencia de algunos microorganismos a los antibióticos.

Las personas pueden contraer infecciones en la comunidad (en el hogar, en el trabajo, etc.) o en relación con la asistencia sanitaria que puedan recibir en un determinado momento (en el centro de salud, en el hospital, etc.).

Podemos identificar diferentes medidas que reducen el riesgo de contraer infecciones:

  • Higiene de manos: Hoy en día se continúa considerando la primera medida de lucha contra las infecciones de eficacia demostrada. Es una de las mejores prácticas para no adquirir enfermedades infecciosas ni transmitírselas a las personas con las que se convive. Con el lavado de manos, además, se evita adquirir microorganismos de los objetos que nos rodean o de los animales con los que se tiene contacto.
  • Correcta manipulación y preparación de alimentos: Los microorganismos requieren para reproducirse sustancias muy nutritivas; por eso, los alimentos, en su mayoría, resultan muy adecuados. Cuanto más nutritivos sean éstos, mejor se desarrollarán los microorganismos, en especial si se encuentran en ambientes húmedos y cálidos. Para garantizar la máxima seguridad e higiene de los alimentos hay que ser muy riguroso en la manipulación de los mismos, desde la compra, transporte y conservación, hasta la preparación y consumo.
  • Inmunizaciones: La aplicación de vacunas en la prevención de las enfermedades transmisibles, además de prevenir a nivel individual determinadas infecciones, también ha permitido el control y casi la eliminación de enfermedades que presentaban un grave problema sanitario.
  • Uso prudente y responsable de los antibióticos: Es de vital importancia promover medidas sanitarias para preservar la eficacia de los antibióticos, que en todo el mudo constituye un problema de gran envergadura debido al desarrollo creciente de resistencias bacterianas a la casi totalidad de familias de antibióticos conocidas.
  • Consejo médico: Los profesionales de la salud tratan de prevenir posibles infecciones mediante consejos que aportan a sus pacientes, tanto en aspectos generales como enfocándose en aspectos más específicos según los grupos de edad de la población: adolescentes (infecciones de transmisión sexual e infecciones asociadas a la adicción a drogas); y adultos y mayores (promoción de los estilos de vida que favorecen el control de riesgos, en los primeros frente al VIH, otras infecciones de transmisión sexual (ITS) y enfermedades tropicales; y en los mayores, frente a la gripe y otros procesos respiratorios). En los mayores, también se tiene muy en cuenta la presencia cada vez más frecuente de problemas diarreicos de origen infeccioso, o de infecciones urinarias asociadas a sondajes.
  • Educación sanitaria: Mediante programas comunitarios como la "Escuela Cántabra de Salud" o estrategias poblacionales motivadoras del autocuidado y dirigidas al enfermo y su entorno, especialmente en aquellas enfermedades infecciosas de larga duración como tuberculosis, infecciones por VIH, VHB, VHC, etc.

Desde este espacio se intentará aportar los conocimientos más relevantes en cada uno de estos apartados para la correcta prevención de las infecciones en los distintos medios en los que existe riesgo de contraerlas.

Visor de contenido web Visor de contenido web

 

Editor: Escuela Cántabra de Salud.
Última modificación: 28/05/2015
Comentarios sobre el contenido tú decides.