Salud A-Z Cefalea o dolor de cabeza

 

 

El dolor de cabeza, conocido científicamente como cefalea, es uno de los más frecuentes en el ser humano, hasta el punto de que se puede afirmar que es rara la persona que no lo ha presentado alguna vez en su vida.

El dolor de cabeza es motivo frecuente de preocupación para quien lo padece, pero muy raramente (menos del 1% de las cefaleas que se atienden en urgencias) tiene relación con procesos graves (tumor, sangrado intracraneal). Hay muchos tipos de cefaleas, pero las más frecuentes son las primarias, que suponen el 90% de los casos, y en las que no existe ninguna enfermedad asociada: son la migraña o jaqueca y la cefalea tensional, que pueden llegar a ser muy invalidantes para quien las padece. En otro orden están las cefaleas secundarias benignas (9%), habitualmente asociadas a enfermedades con fiebre (gripe, catarro, sinusitis), enfermedades dentales, oculares, consumo de bebidas alcohólicas, hipertensión arterial, que requieren algún tipo de estudio especializado no urgente. Finalmente, están las cefaleas secundarias graves que deben ser objeto de un estudio urgente en medio hospitalario.

 

¿Qué debo hacer si me duele la cabeza?

Ante un dolor de cabeza es conveniente evitar la automedicación y acudir al médico de familia para que realice un estudio, haga un diagnóstico y paute un tratamiento. En la mayoría de los casos los dolores de cabeza de larga evolución serán migrañas o cefaleas tensionales.

  • Migraña / Jaqueca
    Aunque es una cefalea benigna, puede ser muy invalidante para quien la padece. Se caracteriza por dolor pulsátil ("a martillazos"), moderado o intenso, habitualmente en una mitad de la cabeza aunque puede ser generalizado, que puede asociarse a ganas de vomitar y ocasionalmente a vómitos, y que empeora con la luz, el ruido o el movimiento de la cabeza y los esfuerzos, por lo que el reposo en una habitación a oscuras o el sueño es lo que mayor alivio proporciona al paciente. En el caso de las mujeres puede tener relación con la menstruación y en entonces suele mejorar durante los embarazos y tras la menopausia. A veces puede estar precedido por visión de luces, figuras triangulares o visión caleidoscópica, o incluso por pérdida de la visión o alteración de la misma, y más raramente por hormigueo en un brazo o en torno a la boca. Estos fenómenos se conocen como "aura migrañosa" y, al contrario de lo que pueda parecer, no indica gravedad, la mayoría de las veces es transitoria y benigna, sobre todo si dura menos de 1 hora. No obstante, la primera vez que aparece puede ser conveniente una atención médica inmediata para diferenciarlo de una trombosis cerebral.

  • Cefalea tensional
    Es la cefalea primaria más frecuente pero mucho más leve que la migraña. Suele manifestarse como un dolor que aprieta la frente o toda la cabeza, leve pero persistente y molesto, que no interfiere con las actividades de la vida diaria. No se asocia a ganas de vomitar ni vómitos, no empeora con la luz ni los ruidos (o muy ligeramente con estos estímulos). Es por tanto todo lo contrario a una migraña. Aunque ambas cefaleas son benignas, pueden deteriorar de forma muy importante su calidad de vida y precisan de un tratamiento apropiado siempre indicado por un médico, pues la automedicación puede provocar que la cefalea se transforme en crónica.

¿Cómo se diagnostican las cefaleas primarias?

Dado que en su mayoría son cefaleas primarias solo es necesario que el médico realice una historia clínicay una exploración neurológica básica en la consulta.

¿No son necesarias otras pruebas?

En la migraña y la cefalea tensional las pruebas complementarias no son necesarias ya que no aportan ninguna información. Sólo en aquellos casos en que exista alguna duda diagnóstica el médico o el neurólogo solicitarán las pruebas necesarias (generalmente un escáner/TAC o resonancia magnética). La realización de pruebas de neuroimagen se recomienda en las situaciones en las que aparecen síntomas de alarma y que se describen más adelante.

¿Cómo se tratan las cefaleas primarias?

Aunque hoy en día resulta muy difícil curar definitivamente una cefalea primariam, sobre todo las migrañas, existen medicamentos que, bien utilizados, pueden disminuir de forma importante el número de episodios o hacer que estos respondan mejor a los tratamientos aplicados para el dolor (tratamiento preventivo) y otros realmente útiles en reducir la duración de los episodios (tratamiento de las crisis).

En cualquier caso, es importante no automedicarse, y menos con combinaciones de medicamentos, y dejar que sea elsu médico el que indique el tratamiento más apropiado.

¿Qué puedo hacer para evitarlas?

Aunque en muchos casos las cefaleas son inevitables, hay muchos factores desencadenantes que se pueden prevenir con sencillos hábitos:

  • Procurar llevar una vida regular en cuanto a comidas, sueño y descanso y evitar el estrés en la medida de lo posible. Realizar ejercicio de forma regular.
  • No ingerir aquellos alimentos que desencadenen dolor de cabeza y comer de forma regular, evitando comidas muy copiosas o largos periodos de ayuno.
  • Evitar alteraciones en el ritmo y duración del sueño tanto por exceso como por defecto. Las crisis de migraña son típidas del fin de semana coincidiendo con alteraciones del sueño.
  • Evitar las bebidas alcohólicas o con alto contenido de cafeína o el exceso de café.

¿Cuáles son los síntomas de alarma asociados al dolor de cabeza por los que debo consultar?

  • Cefalea intensa de comienzo explosivo o en pocos minutos.
  • Cefalea acompañada de fiebre. En edades avanzadas. Cefalea progresiva que no responde a tratamiento.
  • Cefalea siempre del mismo lado o asociada a otros síntomas, tales como: alteración del carácter, algún tipo de parálisis o crisis convulsivas.
  • Cefalea desencadenada por el esfuerzo o los cambios posturales.
  • Cefalea inusitada, nunca percibida antes, cambio de las características de la cefalea habitual, o cefalea que no cede y empeora cada día.

 

Y recuerde, ante un dolor de cabeza que se hace habitual,
acuda a su médico de atención primaria.

 

Editor: Escuela Cántabra de Salud.
Última modificación: 28/05/2015
Comentarios sobre el contenido tú decides.