Salud A-Z Dónde recabar información sobre medicamentos

La AEMPS mantiene actualizadas las fichas técnicas y los prospectos de todos los medicamentos comercializados en España. Recuerda que la ficha técnica es un documento que va dirigida al profesional sanitario porque contiene información muy técnica, y que el prospecto es el documento a utilizar por los ciudadanos.

 

Prospectos y fichas técnicas de los medicamentos comercializados en España

  • La búsqueda se puede realizar por medicamento (nombre comercial) o por principio activo (componente esencial del medicamento); y como resultado aparece una tabla en la que cada línea corresponde a una especialidad farmacéutica concreta.
  • En la tabla aparece información interesante como es: el principio o principios activos que contiene esa especialidad; el laboratorio farmacéutico responsable; si está sujeto o no a prescripción médica, es decir si se necesita o no receta para adquirirlo.
  • Y en la última cuadrícula aparecen en un círculo verde las siglas FT y P, que son las que tenemos que picar para acceder respectivamente a la Ficha Técnica y al Prospecto de la especialidad seleccionada. 

Visitar la web del centro de información online de medicamentos de la AEMPS

 

Guía útil de cómo leer un prospecto

Aquí encontrará una serie de claves para sacar el máximo partido a la información contenida en el prospecto, y desterrar algunas creencias erróneas sobre el prospecto de los medicamentos:

"¡El prospecto no sirve para nada! Por eso no tengo ningún motivo para leerlo ni para guardarlo."
"¡Para qué leérmelo si no voy a entender nada!"
"¡Voy a experimentar los efectos adversos descritos en el prospecto!"

¿Por qué es importante leer y conservar el prospecto?

Los ciudadanos deben llegar a la conclusión de que el prospecto es un elemento inherente al medicamento, y que su lectura y comprensión son muy importantes para garantizar un uso responsable y seguro de los medicamentos.

En algún momento de nuestra vida, todos tomamos algún medicamento, indicado por nuestro médico o de venta libre, y todos ellos contienen una hoja adjunta con características y datos que son importantes de conocer a la hora de utilizarlo, este es el prospecto. Aunque deberíamos hacerlo, no siempre le preguntamos a nuestro médico, o en otros casos al farmacéutico, todo lo que necesitamos saber de un medicamento; es en este prospecto donde encontraremos las respuestas a muchas preguntas que nos podemos hacer sobre el medicamento.

La responsabilidad para la toma de un medicamento comienza con el médico, al prescribirlo; sigue con el farmacéutico, al venderlo; y concluye contigo, al tomarlo. Tú también eres responsable de tu salud, por eso la información contenida en el prospecto del medicamento te será de utilidad.

¿Voy a poder entender la información contenida en el prospecto?

La información contenida en el prospecto ha sido elaborada pensando en a quien va dirigida: al paciente o usuario. Es una información legible, clara, que huye de tecnicismos, y que adapta el contenido de la ficha técnica del medicamento a un lenguaje más comprensible para el ciudadano. La Ficha Técnica contiene toda la información científica esencial de cada medicamento, resultando un documento mucho más técnico y complejo porque va dirigida al profesional sanitario.

Ambos documentos, ficha técnica y prospecto, son elaborados por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) que es quien concede la autorización de comercialización de los medicamentos.

La ficha técnica de cada medicamento contiene las condiciones de uso autorizadas del medicamento de acuerdo con información sobre dosis, posología, vía de administración, precauciones, indicaciones terapéuticas en las que el medicamento ha sido autorizado; así como, las reacciones adversas o efectos secundarios que podemos esperar con su utilización.

El contenido del prospecto esta organizado en 6 apartados, siempre los mismos en todos los prospectos:

  1. Qué es el medicamento y para qué se utiliza
  2. Antes de tomar el medicamento
  3. Cómo tomar el medicamento
  4. Posibles efectos adversos
  5. Conservación
  6. Información adicional

"¿Cómo leer el prospecto sin morir en el intento?"

  • Presta suma atención a la composición del medicamento: observa el nombre del principio activo y la cantidad presente. En el caso de los medicamentos genéricos es más fácil porque el principio activo aparece en el nombre comercial del medicamento; pero esto no ocurre en los medicamentos de marca que suelen tener nombres comerciales de fantasía. Asimismo fíjate en los excipientes (son los otros compuestos que se utilizan para fabricar la forma farmacéutica del medicamento: comprimido, gragea, jarabe, entre otros), ya que puedes ser alérgico a alguno de ellos. Esta información la encontrarás en el último apartado del prospecto titulado Información adicional.
  • Comprueba y confirma cual es la razón por la cual tu médico te lo ha indicado en el apartado Qué es y para qué se utiliza.
  • En Cómo tomar el medicamento comprueba la dosis que debes tomar. En algunos medicamentos la dosis hay que ajustarla en función del peso y/o edad; esto ocurre sobre todo en pediatría. En ocasiones el prospecto también incluye recomendaciones concretas de como tomarlo (modo de administración): con agua, cerca o lejos de las comidas, etc. Si llegases a ingerir una cantidad muy superior a la recomendada, en este apartado también encontrarás el número telefónico con el que puedes consultar al servicio de Información Toxicológica (91 562 04 20).
  • Lee siempre el apartado Antes de tomar el medicamento. Aquí podrás observar si tienes alguna contraindicación para su toma (por ejemplo alguna enfermedad), si puede tomarse durante el embarazo o lactancia, si es posible su toma conjunta con alcohol, o si existe alguna interferencia o interacción con otro medicamento que estuvieras tomando. Por supuesto que tu médico, antes de la prescripción, habrá considerado estos aspectos, sin embargo tu mirada atenta podrá disipar otras posibles dudas.
  • El apartado Posibles efectos adversos es seguramente la parte más larga del prospecto y la que, generalmente, causa mayor temor. Léela con tu médico o, si correspondiera, con el farmacéutico para comprender cuáles de estos efectos son realmente importantes, y cuál la probabilidad de tenerlos. Cuando se describe que un determinado efecto adverso es muy frecuente es porque suele aparecer en 1 paciente de cada 10 que toman el medicamento (por ejemplo, el malestar digestivo cuando tomamos un antiinflamatorio). Frecuentes, cuando aparecen en 1 paciente de cada 100, e infrecuentes, cuando aparecen en 1 paciente de cada 1.000. Cuando se describe que un determinado efecto adverso de un medicamento es raro o muy raro es porque es necesario que al menos 10.000 pacientes lo tomen para que exista la probabilidad de producirse. Ante la presencia de estas reacciones adversas, en algunas ocasiones se deberá suspender la toma y en otras, no será necesario: consulta siempre con tu médico para saber cómo actuar.
  • Fíjate cómo debe ser conservado tu medicamento. Hay medicamentos que sufren con cambios de temperatura o de humedad, otros deben conservarse en el refrigerador, o deben protegerse de la luz porque sino pierden sus propiedades, otros como es el caso de los colirios deben ser desechados una vez finalizado el tratamiento, no pudiéndose guardar tiempo una vez abiertos porque pierden sus propiedades, etc. Toda esta información se encuentra recogida en el apartado Conservación.

Para finalizar, recuerda unos aspectos prácticos importantes

  • Léelo con luz apropiada, o gafas si fuera necesario, porque habitualmente la letra del prospecto es pequeña, y podemos confundir algunos datos, sobre todo números y unidades.
  • La fecha de caducidad no se encuentra en el prospecto, sino en el envase del medicamento. Figura el mes y el año, venciendo el último día del mes indicado.
  • Recuerda que ninguna información te será tan útil como la palabra autorizada de tu médico y/o farmacéutico.

 

Editor: Unidad de Farmacología Clínica de Atención Primaria.
Última modificación: 04/03/2013
Comentarios sobre el contenido tú decides.