La inmigración en España es un fenómeno, ligado a los avances y características del Siglo XXI, que tiene gran importancia demográfica y económica. Nuestro país ha pasado a ser un receptor de inmigrantes; desde la década de 1990 la llegada de personas no ha dejado de aumentar hasta que en el año 2011 la crisis económica pasa factura y se produce un estancamiento tras años de crecimiento record. En 2012 los extranjeros representan el 11,7% de la población española.

La inmigración de personas de otros países a Cantabria, aun estando lejos de las cifras de otras comunidades autónomas, ha seguido una tendencia similar al resto de España, de forma que en el 2012 supone el 6,5% de toda la población.

El aumento de las migraciones es un fenómeno sin precedentes que ha repercutido de forma evidente en nuestra sociedad y plantea retos estratégicos tanto a la Salud Pública como a los profesionales de la salud.

Las prácticas socio-sanitarias de algunos inmigrantes no son las mismas que las de la población autóctona. Para algunos colectivos de inmigrantes el sistema sanitario español supone un cambio radical en la concepción de su propia salud. Tiene, por lo general, escasos conocimiento de los principios de promoción o protección de la salud, se enfrentan a una cultura sanitaria y a un sistema sanitario desconocidos y con frecuencia no comprenden la organización asistencial. Si a lo anterior añadimos: exclusión social, movilidad geográfica, dificultad de faltar al trabajo para acudir a las consultas, dificultad de comunicación, falta de papeles y discriminación, la atención sanitaria de este colectivo se empobrece enormemente.

Por otro lado, los inmigrantes no son un colectivo homogéneo: vienen de países distintos, procedentes de zonas rurales o urbanas, poseen culturas diferentes, en sus países de origen hay diferentes enfermedades y tienen condiciones laborales y sociales distintas. Por ello deben establecerse pautas de actuación para grupos heterogéneos.

Para asegurar la calidad en la atención a dicho colectivo cobra importancia actuaciones que mejoren de forma continuada la educación y la información que reciben dada la influencia de estos aspectos en el desarrollo de hábitos y estilos de vida saludables.

Experiencia de pacientes
Mantente informado