Salud A-Z Medicación en el embarazo y la lactancia

Medicamentos y embarazo

Si estás embarazada, no inicies ni suspendas medicamentos
sin comentárselo antes a tu médico.

No hay una respuesta única, dependerá del tipo de medicamento y del momento de gestación en que se encuentre.

Unos medicamentos se consideran seguros porque no atraviesan la placenta, o porque aunque la atraviesan no tienen ningún efecto en el bebé. En el otro extremo hay medicamentos que están contraindicados en el embarazo porque está demostrado que producen malformaciones. Un ejemplo son los medicamentos para el acné o la psoriasis, enfermedades frecuentes en mujeres jóvenes, que se recomienda se eviten en mujeres jóvenes en edad fértil a no se que utilicen métodos anticonceptivos eficaces.

El momento del embarazo también es fundamental: el primer trimestre es el periodo de mayor riesgo de malformaciones (teratogénesis), porque es el periodo en que tiene lugar la formación del embrión y de las estructuras y órganos del feto. Además, en este periodo además muchas mujeres aun no han advertido que están embarazadas, por lo que no es infrecuente que tomen medicamentos sin saber que están embarazadas. Durante el segundo y el tercer trimestres, los medicamentos pueden afectar al crecimiento y desarrollo funcional del feto o ejercer efectos tóxicos sobre los tejidos fetales. Los fármacos que se administran antes o durante el parto también pueden ocasionar efectos en el recién nacido.

También es importante la dosis del medicamento: una exposición accidental o dosis esporádicas en principio producen menos efectos y tiene menos riesgo que la administración continuada del medicamento.

La valoración de todos estos factores y la realización de un pronóstico correcto del efecto del medicamento en el feto debe hacerla siempre un médico. Y en ocasiones será necesario esperar y hacer un seguimiento más estricto del embarazo para detectar precozmente la aparición de cualquier problema.

Tomo un medicamento de forma crónica y quiero quedarme embarazada, ¿qué tengo que hacer?

Cuando sea necesario tomar medicación, siempre hay que valorar la relación entre beneficios y riesgos potenciales, puesto que algunas enfermedades mal tratadas pueden resultar más perjudiciales para el feto que los medicamentos que ayudan a controlarlas, como es el caso de la diabetes o la epilepsia. Pero si puede ser necesario cambiar a otros medicamentos igualmente eficaces pero más seguros durante el embarazo.

Por lo tanto si planea quedarse embarazada y padece alguna enfermedad crónica que requieren un tratamiento continuado: no suspenda por su cuenta ningún tratamiento, sino que planifique su embarazo y así su médico podrá buscar con antelación la opción de tratamiento más adecuada y segura.

¿Como se clasifica el riesgo de los medicamentos durante el embarazo?

La clasificación del riesgo para el feto de los distintos medicamentos más extendida es la propuesta por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos, que establece varias categorías (tabla 1).

En general, se admite como segura la utilización de fármacos de las categorías A o B. Los fármacos de las categorías C o D se deben reservar para aquellas situaciones más graves en las cuales no exista una alternativa más segura; mientras que los fármacos X deben evitarse siempre en las gestantes.

Tabla 1. Categorías de la Food and Drug Administration de riesgo de los medicamentos durante el embarazo

Categoría A Estudios controlados no han demostrado riesgo Estudios adecuados en embarazadas no han demostrado riesgo para el feto durante el primer trimestre, y tampoco hay evidencia de riesgo en el resto del embarazo. Son remotas las posibilidades de daño fetal.
Categoría B No hay descritos riesgos para el feto humano Estudios en animales no han mostrado riesgo teratógeno aunque no hay estudios controlados en mujeres embarazadas o bien los estudios en animales han mostrado efectos secundarios no confirmados en mujeres embarazadas. Generalmente, se acepta el uso de medicamentos de esta categoría durante el embarazo.
Categoría C No puede descartarse riesgo fetal Estudios sobre animales han mostrado efectos secundarios fetales (teratógenos, embriocidas u otros), sin que existan estudios controlados en mujeres gestantes; o no se dispone de estudios en animales ni en mujeres. Estos fármacos se utilizarán solo en caso de que los beneficios superen a los potenciales riesgos fetales.
Categoría D Hay indicios de riesgo fetal A veces los posibles beneficios del fármaco pueden ser aceptables a pesar del riesgo (por ejemplo, si el fármaco se requiere para tratar una enfermedad que amenaza la vida, o una enfermedad grave para la que no pueden usarse otros fármacos más seguros).
Categoría E Contraindicado en el embarazo Tanto los estudios en animales como en humanos han puesto de manifiesto evidentes riesgos para el feto que superan claramente cualquier beneficio.

 

¿Dónde puedo encontrar información sobre si un medicamento se puede tomar durante el embarazo?

En Internet podemos encontrar mucha información sobre este tema pero siempre debe interpretarse con mucha cautela. No es recomendable fiarse de páginas Web o portales sin acreditación o que no pertenezcan a organizaciones sanitarias.

Centro de Información de Medicamentos de la AEMPS

Todas las fichas técnicas y todos los prospectos de los medicamentos comercializados en España tienen un apartado específico dedicado al uso del medicamento en embarazo y lactancia.

Servicio de Información Telefónica para la Embarazada (SITE)
Teléfonos de consulta: 91 822 24 36

Es un servicio de información sobre factores de riesgo para el desarrollo prenatal dirigido a la población general. Las embarazadas serán atendidas telefónicamente (de lunes a viernes, de 9-15h). por médicos especialistas pertenecientes al grupo científico de la asociación Estudio Colaborativo Español de Malformaciones Congénitas (ECEMC), quienes responderán sobre los peligros para el embrión o feto de los diferentes agentes ambientales (químicos/ tratamientos farmacológicos, físicos, biológicos,...) que pueden afectar a la mujer embaraza, así como sobre aquellas otras cuestiones relacionadas con el cuidado y atención del embarazo.

Además también existe el Servicio de Información Telefónica sobre Teratógenos Español (SITTE) está dirigido a profesionales de la salud (teléfono 91 822 24 35, mismo horario).

"No decidas tu sola; no dejes de consultar a tu médico para confrontar la información que hayas obtenido"

¿Como puedo decidir si uso medicamentos mientras estoy embarazada?

Para tomar esta decisión se debe consultar siempre al médico:

  • La medicación de enfermedades crónicas nunca debe suspenderse sin la valoración de un médico, porque la propia enfermedad no controlada puede suponer un mayor riesgo, tanto para la madre como para el desarrollo del feto, que el medicamento.
  • En ocasiones el medicamento será necesario: por ejemplo la presencia de infecciones de orina o infecciones respiratorias hará necesario tomar antibióticos durante unos cuantos días o semanas; también ante problemas típicos del embarazo, como náuseas, pirosis, vómitos, etc, puede ser necesario recurrir a medicamentos si no se controlan con otras medidas.
  • Otras veces será más fácil decidir no tomar el medicamento: por ejemplo, ante un resfriado con congestión nasal será mucho más prudente aguantar y esperar a que se le pase, que tomar el medicamento descongestionante que probablemente tomaría si no estuviera embarazada.

Siempre que el medicamento sea necesario, deberá utilizarse el más adecuado y seguro, y que mayor experiencia de uso se tenga en embarazadas.

Durante el embarazo ¿puedo tomar plantas medicinales? ¿y homeopatía?

  • Las plantas medicinales se deben ser consideradas como medicamentos, lo que significa la recomendación genérica de evitar la automedicación y consultar siempre antes con un profesional sanitario.
  • Muchos remedios compuestos por hierbas y algunos suplementos dietéticos no han sido sometidos a estudios serios que evalúen el efecto que pueden tener durante el embarazo. Por ello, siempre se recomienda consultar al médico para que valore la conveniencia de tomarlos.
  • Los medicamentos homeopáticos, por su composición, no generan efectos en el feto y se consideran seguros durante el embarazo.

Medicamentos y lactancia

Las precauciones son similares a las que recomendamos durante el embarazo, pero la situación es menos estresante para la madre porque si bien sin duda la leche materna es el mejor alimento para el bebé, se podrá recurrir a la lactancia artificial en los casos que se considere necesario.

  • Usar sólo los fármacos que sean estrictamente necesarios.
  • Evitar la automedicación, incluso con algunos medicamentos que en otras circunstancias se toman sin receta para tratar síntomas banales como resfriados o tos.
  • Consultar a tu médico: el valorará el riesgo potencial en cada caso concreto, así como la dosis y la duración del tratamiento y decidirá la actuación más adecuada.

No todos los medicamentos pueden afectar el lactante. Algunos no se absorben, otros llegan a concentraciones muy bajas y otros son totalmente inocuos. En ocasiones pueden tener un efecto local en el tubo digestivo, alterando la flora intestinal del bebé, o bien puede absorberse pasando a la sangre y generando un efecto farmacológico similar al del adulto. En otras ocasiones, puede ocurrir que el medicamento en cuestión no llegue a ser perjudicial, pero puede conferir un gusto desagradable a la leche provocando que el bebé la rechace.

No hay que infravalorar el riesgo de los medicamentos tópicos, que pueden absorberse por la piel de la madre y llegar a la leche materna, o bien llegar al bebé directamente a partir de les manos de la madre o de la piel si se aplican en la zona del pecho. Por este motivo es importante una buena higiene de las manos y de la piel del pecho antes de la lactancia.

Recuerda siempre las siguientes recomendaciones, tanto para el embarazo como para la lactancia:

  • La valoración del riesgo debe hacerse en cada caso concreto: interpreta con cautela la información obtenida por tus medios (revistas, Internet, etc) y consulta siempre con tu médico.
  • Nunca te automediques, ni consideres que un medicamento no te hará daño porque ya lo has tomado otras veces, o conoces a mujeres que lo tomaron durante el embarazo y "no pasó nada".
    Como ejemplo la mayoría de los antigripales suelen tener anticongestionantes y antihistamínicos que tienen categoría C para el embarazo, y que también pueden pasar a la leche y cuya segurdad no se ha demostrado demostrado claramente.
  • Evitar, siempre que sea posible, tomar medicamentos durante el primer trimestre del embarazo. Siempre es mejor tomar medicamentos que se usan desde hace tiempo, y para los que existe suficiente información de seguridad, que medicamentos nuevos sobre los que existirá poca experiencia de uso en embarazadas.
  • No olvides que las plantes medicinales, aunque sean naturales, pueden ser perjudiciales para el feto y para el lactante.

 

Editor: Unidad de Farmacología Clínica de Atención Primaria.
Última modificación: 04/03/2013
Comentarios sobre el contenido tú decides.