Conductas saludables Viajar. Brote de Ébola

La infección por virus del Ébola es una enfermedad rara y grave, a menudo mortal.

El virus se detectó por vez primera en 1976 en dos brotes simultáneos ocurridos en Nzara (Sudán) y Yambuku (República Democrática del Congo). La aldea en que se produjo el segundo de ellos está situada cerca del río Ébola, que da nombre al virus.

Se considera que los murciélagos frugívoros son posiblemente los huéspedes naturales del virus del Ébola en África.

Existen cinco especies diferentes del virus del Ébola, una de las cuales es el Zaire (EBOV). El último brote, surgido en Guinea en 2014, ha mostrado una semejanza del 98% con el  virus Ébola Zaire. Los países afectados han sido Guinea Conakry, Liberia, Sierra Leona y Nigeria (Lagos).

El 26 de agosto de 2014, el Ministerio de Salud de la República Democrática del Congo (RDC) notificó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) un brote de la enfermedad del virus del Ébola en la provincia de Ecuador.

Senegal se convirtió tres días después, el 29 de agosto, en el quinto país de África Occidental en ser alcanzado por el brote.

El 2 de septiembre, la OMS publicó que según el análisis virológico realizado no existía relación entre los brotes de Ébola en África del oeste y la República Democrática del Congo.

  • ¿Cómo se transmite el virus del Ébola?

    El virus del Ébola se transmite por contacto directo con la sangre u otros fluidos corporales (sudor, lágrimas, saliva, vómitos, esputos, semen, heces, orina, leche materna, etc.) de personas infectadas, vivas o muertas. La exposición a objetos que han sido contaminados con sangre y fluidos corporales también transmiten la enfermedad. Las personas que no tienen síntomas no trasmiten la enfermedad. 

    Además, el contagio a los humanos también puede ocurrir por el contacto directo con sangre u otros fluidos corporales de animales infectados, vivos o muertos. Pero el virus del Ébola no se trasmite ni por el agua ni por el aire.

    El inicio del contagio está relacionado con la viremia (presencia del virus en sangre) y con la aparición de los primeros síntomas. El riesgo de contagio se incrementa a medida que evoluciona la enfermedad.

    Esto incluye el contacto sexual sin protección con personas enfermas hasta siete semanas después de su restablecimiento, por lo que se recomienda evitar las relaciones sexuales o hacer uso del preservativo, profiláctico o condón en este período.

    El virus del Ébola no sobrevive mucho tiempo fuera del organismo. Se elimina fácilmente con los desinfectantes habituales como el jabón, la lejía, la luz solar o con la sequedad. Lavar la ropa a 60 grados en la lavadora o meterla en agua hirviendo durante cinco minutos destruye el virus totalmente.

    La refrigeración y la congelación no inactivan el virus.


     

  • Signos y síntomas

    Después de la exposición al virus, la enfermedad puede declararse tras un periodo de incubación que puede durar entre 48 horas y 21 días. Los síntomas son variados: fiebre de aparición súbita, debilidad intensa, enrojecimiento de los ojos, dolor de cabeza y de garganta, dolores musculares y articulares.

    Los primeros síntomas se mantienen hasta llegar a la siguiente fase de la enfermedad que se caracteriza por vómitos, diarrea, erupciones cutáneas y alteración de la función hepática y renal. Algunos pacientes también presentan intensas hemorragias internas y externas e insuficiencia multiorgánica.

    La enfermedad por el virus del Ébola solamente puede confirmarse mediante pruebas especificas de laboratorio.

    Actualmente no existe ninguna vacuna ni ningún tratamiento específico que cure la enfermedad del Ébola, simplemente se realiza un tratamiento de los síntomas a medida que aparecen. Es importante detectar temprano la enfermedad para proporcionar atención adecuada al paciente y prevenir la propagación de la infección. 

  • Recomendaciones para los viajeros internacionales

    ENFERMEDAD POR VIRUS ÉBOLA (EVE) 2014 - BROTE EN ÁFRICA OCCIDENTAL (GUINEA, LIBERIA, SIERRA LEONA Y NIGERIA)

    En relación con el brote de fiebre hemorrágica por virus del Ébola notificado el pasado 22 de marzo de 2014 en el África Occidental (Guinea-Conakry, Liberia, Sierra Leona y Nigeria):

    • El riesgo de que los turistas o viajeros que por motivos de trabajo visiten áreas afectadas se infecten con el virus del Ébola y desarrollen la enfermedad después de regresar es extremadamente bajo, incluso si la visita incluyó localidades en las que se han notificado casos. La transmisión de este virus requiere el contacto directo con sangre, secreciones, órganos u otros fluidos corporales de personas o de animales infectados o muertos, todas ellas exposiciones bastante improbables para el viajero medio.
    • El riesgo para los viajeros que visitan a amigos y familiares en los países afectados es igualmente bajo, a menos que exista contacto físico directo con una persona o animal enfermo o muerto infectado con el virus del Ébola. En tal caso, la localización del contacto debe confirmar su exposición y evitar una propagación ulterior de la enfermedad a través del seguimiento y el control del viajero expuesto.

    En el hipotético caso de que una persona expuesta al virus del Ébola desarrollara síntomas y pudiera abordar un vuelo comercial o utilizar otro medio de transporte de regreso a su país de origen, se realizaría su evaluación médica y asistencia médica inmediata a su llegada, así como su aislamiento para evitar una transmisión adicional, si así se considerara oportuno.

    Aunque el riesgo entre compañeros de viaje es muy bajo, en tales circunstancias se recomendaría el seguimiento de contactos.

    Hay un riesgo para los trabajadores sanitarios y voluntarios o cooperantes en las áreas afectadas y, sobre todo, en aquellos que participan en el cuidado de pacientes con enfermedad del virus del Ébola (EVE). Sin embargo, la implementación de medidas básicas de prevención frente a la infección logra prevenir la enfermedad en este colectivo. El nivel de riesgo puede considerarse muy bajo a bajo, a menos que no se sigan dichas precauciones, por ejemplo, no usar el equipo de protección personal, pincharse con una aguja, etc.

    Para aquellos viajeros o residentes que se dirigen a las zonas afectadas, el riesgo de infección se reduce al mínimo si se siguen las medidas necesarias de precaución:

    • Evitar el contacto con sangre o fluidos corporales de una persona o un cadáver infectado con el virus del Ébola
    • Evitar el contacto con animales silvestres/salvajes vivos o muertos o de su carne cruda o poco cocinada.
    • Evitar tener relaciones sexuales con una persona enferma o una persona que se ha recuperado de la enfermedad por virus del Ébola durante al menos 7 semanas.
    • Evitar el contacto con cualquier objeto, como agujas, que se hayan contaminado con sangre o fluidos corporales.

    Los viajeros que retornan de áreas afectadas deben saber que si presentan síntomas de enfermedad infecciosa, por ejemplo, fiebre de más de 38,3ºC, dolor muscular, dolor de cabeza, dolor de garganta, vómitos, diarrea, sarpullido, o hemorragia, durante los 21 días posteriores al regreso deben llamar al teléfono 112, informando de su sintomatología y de su reciente viaje.

    Ante el incremento importante de la incidencia de la epidemia de ENFERMEDAD POR VIRUS DEL ÉBOLA (EVE), se desaconseja el viaje a: Guinea-Conakry, Liberia, Sierra Leona y Nigeria salvo por razones de extrema necesidad.

  • Resumiendo...

    El riesgo de infectarse con el virus del Ébola de acuerdo con el tipo de contacto que se realice se resume en el siguiente cuadro:

    Si precisa más información, visite las páginas web del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación o de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

    http://www.msssi.gob.es

    http://www.exteriores.gob.es/

    http://who.int/csr/disease/ebola/es/

 

Editor: Escuela Cántabra de Salud.
Basado en documentos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad,Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación y la Organización Mundial de la Salud (OMS).
Última modificación: 02/09/2014
Comentarios sobre el contenido tú decides.