Conductas saludables Adicción al juego

El desarrollo de las herramientas de información y comunicación y su masiva implantación en nuestro entorno ha facilitado en gran medida nuevos modelos de relación e interacción entre las personas, pero también ha generado nuevas adicciones. La Estrategia Nacional sobre Adicciones 2017-2024 del Plan Nacional Sobre Drogas del Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, ha incorporado como nuevo campo de actuación a las adicciones sin sustancia o comportamentales, con especial énfasis en el juego de apuesta (presencial u online) y en las adicciones a través de las nuevas tecnologías.

Diferentes entidades a nivel internacional ya han incluido en su campo de actuación a las adicciones comportamentales, como por ejemplo la Organización Mundial de la Salud quien en su décima Clasificación Internacional de las Enfermedades (CIE-10) incluye a los "trastornos de los hábitos y del control de los impulsos", o la Asociación Americana de Psiquiatría que en su manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales (DSM) define al juego patológico como "una conducta de juego persistente y desadaptativa que genera un malestar clínicamente significativo", y lo incluye dentro de los trastornos adictivos.

Para conocer la situación en nuestro país, la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas realiza en años alternos las encuestas EDADES (Encuesta sobre Alcohol y Drogas en España) y ESTUDES (Encuesta sobre Uso de Drogas en Enseñanzas Secundarias en España). Según los resultados de sus últimas versiones (2017), un 60,2 % de la población de 15 a 64 años había jugado con dinero, siendo la prevalencia de juego con dinero online del 3,5%, y del 59,5% en el juego de manera presencial.

Es importante resaltar el incremento en ambos porcentajes en comparación con la última encuesta realizada en 2015. De esta forma, la prevalencia del juego presencial ha pasado de un 37,4% a un 59,5%, y la del juego online de un 2,7% a un 3,5%. Entre aquellos que han jugado de manera presencial la franja de edad con mayor prevalencia fue entre los 55 y 64 años, siendo más frecuente entre los varones que entre las mujeres. El juego online también ha sido más frecuente en varones, pero al contrario que en el juego presencial, ocurre con mayor frecuencia entre los más jóvenes, sobre todo en la franja entre los 25 y 34 años.

Por último, se debe destacar que no todo este uso se puede catalogar como problemático. Según los criterios de la Asociación Americana de Psiquiatría, un 0,4% de la población de 15 a 64 años sí que realizaría un posible juego problemático, y un 0,3% presentaría un posible trastorno del juego. En ambos grupos existe una mayor frecuencia de juego y un mayor gasto de dinero en un sólo día, así como una mayor prevalencia de consumo de sustancias como el alcohol y el tabaco.

 

Editor: Escuela Cántabra de Salud.
Última modificación: 17/10/2019
Comentarios sobre el contenido tú decides.