Conductas saludables Controla el alcohol

El consumo de bebidas alcohólicas ocupa el tercer lugar entre los principales factores de riesgo de mala salud en el mundo y se calcula que causa cada año 2,5 millones de muertes, de las que una proporción considerable corresponde a personas jóvenes. Los problemas relacionados con el alcohol pueden tener repercusiones devastadoras en las personas y en sus familias, y además pueden afectar gravemente a la vida comunitaria.

El consumo de alcohol está relacionado con múltiples problemas de salud: trastornos mentales y de la conducta, problemas gastrointestinales, cáncer, enfermedades cardiovasculares, trastornos inmunológicos, enfermedades óseas, trastornos reproductivos y daños congénitos. Y cuanto mayor es el consumo, mayores son los riesgos.

De ahí que reducir el consumo de alcohol o evitarlo por completo aporte importantes beneficios a la salud. De hecho, todos los riesgos agudos del alcohol se pueden revertir si se elimina el consumo. Y la reducción o la suspensión del consumo de alcohol producen una rápida mejoría de la salud en las enfermedades crónicas como la cirrosis hepática y la depresión.

Los efectos del alcohol

Las bebidas alcohólicas contienen diferentes cantidades de alcohol:

  • La cerveza tiene aproximadamente un 5% de alcohol, aunque algunos tipos pueden tener más.
  • El vino generalmente contiene de un 12 a un 15% de alcohol.
  • Los licores tienen aproximadamente un 45% de alcohol.

El alcohol ingresa al torrente sanguíneo rápidamente tras su ingesta, si bien la cantidad y el tipo de alimento presente en el estómago pueden influir: por ejemplo, los alimentos ricos en carbohidratos y en grasas pueden hacer que el alcohol se absorba más lentamente.

También influye en la velocidad de la absorción la fórmula de la bebida, de forma que una bebida alcohólica carbonatada (con gas) se absorbe más rápidamente.

El alcohol disminuye la frecuencia respiratoria, la frecuencia cardíaca y el buen funcionamiento del cerebro. Estos efectos pueden aparecer al cabo de 10 minutos y pueden alcanzar su punto máximo en alrededor de 40 a 60 minutos tras la ingesta. El alcohol permanece en el torrente sanguíneo hasta que el hígado lo descompone, de forma que si se bebe alcohol más rápido de lo que el hígado puede descomponerlo, este nivel se elevará. La cantidad de alcohol presente en la sangre se denomina "nivel de alcoholemia". 

Riesgos para la salud

El alcohol incrementa los riesgos de:

  • Alcoholismo o dependencia del alcohol
  • Caídas, ahogamientos y otros accidentes
  • Cáncer de cabeza, cuello, estómago, mama
  • Accidentes automovilísticos
  • Comportamientos sexuales arriesgados, embarazo no deseado o no planeado e infecciones de transmisión sexual (ITS)
  • Suicidio y homicidio

Colectivos de Riesgo

Menores

El consumo de bebidas alcohólicas en la adolescencia afecta de manera negativa al sistema nervioso central produciendo alteraciones de comportamiento, aprendizaje y memoria. También puede causar trastornos digestivos, hepáticos, cardiovasculares y endocrinos (disminución de la hormona del crecimiento, descenso de la testosterona en varones y aumento en las mujeres). Asimismo, también puede provocar alteraciones de la densidad ósea. (Fuente: Ministerio de Sanidad y Consumo).

Todas estas razones son más que suficientes para recalcar que el consumo de bebidas alcohólicas en menores debe ser nulo.

Embarazadas

Beber alcohol durante el embarazo puede causarle daño al feto. Es posible que se presenten anomalías congénitas graves o el síndrome de alcoholismo fetal (crecimiento deficiente antes y después del nacimiento, disminución del tono muscular, mala coordinación, retraso en el desarrollo, problemas en el área del lenguaje y pensamiento).

Durante los tres primeros meses de gestación, un consumo abundante de alcohol, con picos de concentración alta en sangre, puede lesionar los órganos y el sistema nervioso del feto en desarrollo.

Durante la lactancia, al igual que durante el embarazo, lo mejor es no beber nada de alcohol, pues el alcohol que circula por la sangre de la madre pasa a la leche y puede provocar en el bebé irritabilidad, alimentación deficitaria y trastornos del sueño. También se reduce la cantidad de leche que se produce en la mama.

Conductores

Hay que tener en cuenta que conducir bajo los efectos del alcohol puede multiplicar considerablemente las probabilidades de sufrir un accidente de tráfico, debido sobre todo a que bajo los efectos del alcohol se reducen los sentidos, disminuyen los reflejos, aparecen trastornos motores, se subestima la velocidad, aumenta el tiempo de respuesta, disminuye la coordinación, se pierde agudeza visual, etc.

 

Editor: Gobierno de Cantabria. Consejería de Sanidad y Servicios Sociales.
Última modificación: 01/06/2015
Comentarios sobre el contenido tú decides.