Conductas saludables Violencia. Rompiendo el silencio

Las personas que nos rodean influyen decisivamente en nuestro bienestar, especialmente aquellas que están más cerca. Existen relaciones saludables que nos benefician y hacen sentir bien, y hay relaciones muy cercanas, como las de pareja, que pueden hacernos sentir mal y que afectan a la salud, tanto física como psíquica.

Sin embargo, a veces no es posible detectar cuándo una relación se ha vuelto nociva. Y otras veces, aunque podamos verlo, no sabemos qué hacer para salir de ella.

Por eso es importante observar la relación de pareja y reflexionar si has vivido alguna de estas situaciones: sentirse humillada, sentirse aislada de amigos y familiares, que la otra persona te haga sentir culpable, te amenaza, te causa miedo, controla lo que haces, te ha agredido, te ha forzado a mantener relaciones sexuales contra tu voluntad, te amenaza con quitarte a tus hijos... Si se produce alguna de estas situaciones, es necesario poner límites a la relación de pareja.

Porque estas situaciones nos hacen infelices y con frecuencia nuestra salud empeora. Y si además tienes hijos tu relación también les hará infelices y les privará de un ambiente sano para desarrollarse y crecer. Piensa también en ellos...

Y busca una salida, porque hay salida... Puedes encontrarla por ti misma o pedir ayuda a amigos y familiares. Y si no lo consigues, existen muchos profesionales que te apoyarán para construirla: médicos, enfermeras, trabajadores sociales, asociaciones, policías, fiscales, jueces... todos están preparados para ayudarte a buscar tu salida.

Llama al 016
Acércate a tu centro de salud, te comprenderán y cuidarán de ti y de los tuyos.
No pierdes nada y tienes mucho que ganar. Inténtalo.